LIFE Stop Cortaderia | Contacta en:|lifestopcortaderia@seo.org
Astilleros de Astander2020-04-15T08:37:39+02:00

Astilleros de Astander

La instalación portuaria de Astander se sitúa en terrenos limítrofes a la Marisma Blanca de Astillero, donde se dedica a la construcción, transformación y reparación de barcos, con presencia en el mercado internacional desde hace más de 100 años. La concesión para la instalación de Astander alcanza las 14 hectáreas, de las que buena parte se encuentran sin uso y fueron objeto de depósito de diversos materiales y escombros, ofreciendo el terreno degradado propicio para la invasión por plumero (Cortaderia selloana).

La eliminación de los plumeros y la restauración del hábitat permitirán ampliar la superficie dedicada a la biodiversidad de la Marisma Blanca.

Ensayos metodológicos e innovadores para acabar con el plumero

Se trata de un “laboratorio de ensayo” en el que se probarán diferentes técnicas para limitar la recolonización del plumero tras su eliminación, y para erradicar o controlar esta especie invasora. SEO/BirdLife será la encargada de realizar el seguimiento de estos ensayos para poder determinar su eficiencia en la eliminación del plumero. Y proponer su replicación en otras zonas con riesgo de invasión por esta planta. Las actuaciones previstas son las siguientes:

Nuevas zonas húmedas

Creación de pequeñas charcas y zonas húmedas para favorecer la implantación de especies palustres y acuáticas, como el carrizal, que ofrecerán refugio y alimento a un gran número de especies de fauna que ya habita en las Marismas Blancas y Negras.

Charca creada en Astander
Charca creada en Astander

Sotos y arboledas

Se favorecerá la creación de sotos y arboledas mediante la plantación de especies autóctonas, como alisos, sauces, avellanos, espinos, arraclanes o zarzas. Así se diversifica el paisaje y se ofrece refugio a aves paseriformes y pequeños mamíferos, al mismo tiempo que se recupera la biodiversidad y se resta un espacio para la presencia de plumero

 Aplicación de neosuelos

Un neosuelo, también conocido como tecnosuelo, es un tipo de suelo sintetizado en laboratorio formado por una mezcla sólida de materiales naturales o sintéticos, minerales u orgánicos, que incorpora al menos un 20% de residuos no peligrosos. Tras la realización de una fase de ensayo en laboratorio se aplicará un neosuelo con capacidad para inhibir la aparición del plumero. Sobre este, se realizarán plantaciones con especies de encinar cantábrico, mezcla de especies forestales y se dejará una parcela de control sin plantar.

Chrolitejo chico. Foto: A. Trept
El chorlitejo chico se beneficiará de la creación de una playa de grijo. Foto: A. Trepte